Algunas piezas del total de los corazones que he realizado, de la diseñadora Ulrike Voelcker, en la técnica de chantilly. Quiero formar, con todos ellos, un cuadro, porque recoge muy diferentes recursos para su ejecución; y resulta una práctica perfecta, para resolver los diferentes escollos que nos plantea su diagrama. Aún así, la encajera debe de agudizar el ingenio para su realización, si se persigue una ejecución perfecta.